domingo, 29 de diciembre de 2013

CREACIÓN Y GESTIÓN DE PYMES. Nuevo libro publicado

Nuevo libro: CREACIÓN Y GESTIÓN DE PYMES
Las pequeñas y microempresas como alternativas de solución al problema del desempleo y de la pobreza en el Perú
Autor: Dr. Nemesio Espinoza Herrera
Presentación
En mi condición de profesor de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, tengo a mi cargo, desde hace varios años, el curso de PROMOCIÓN Y GESTIÓN DE PYMES.
Mi interés por el tema de las pequeñas y microempresas –y gracias al apoyo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos–, me ha permitido realizar investigaciones sobre la realidad de las PYMES en el Perú y difundir algunos artículos. He organizado mis materiales y he decidido publicar este pequeño libro.
Mis actividades vinculadas a las pequeñas y microempresas –cadémicas, investigaciones y asesoría- han consolidado aún más mi absoluta convicción de que siendo el Perú un país en el que hay pobreza y altos niveles de desempleo, las PYMES vienen a constituirse en una importante alternativa para generar empleo y riqueza.
Por ello considero que es una imperativa necesidad la de promover activamente el desarrollo del sector empresarial de las pequeñas y microempresas a partir de que el Estado incluya a las PYMES como parte ineludible de la política de desarrollo nacional y que los colegios así como las universidades del país, especialmente las facultades de Administración, participen vivamente en la formación de empresarios por vocación para ir conformando una nueva generación de emprendedores peruanos que el desarrollo del país necesita.
Repercusiones de las PYMES en el desarrollo económico y social del Perú

El Perú, como todo el mundo sabe, es un país inmensamente rico. Nuestro país tiene enormes potencialidades en cuanto a sus recursos naturales. Su benigno clima, su enorme diversidad de flora y fauna; sus fortunas agropecuarias, sus innegables valores turísticos, sus reservas mineras, etc. califican al Perú como un país de riquezas comparativas extraordinarias que cualquier otro no privilegiado envidia.
Los ingentes recursos que tiene el Perú, sin embargo, por sí mismos no contribuyen al desarrollo del país que esencialmente significa mejorar gradualmente la calidad de vida de los peruanos, la misma que debe estar traducida en la existencia de mejores condiciones de salud, educación, cultura, vivienda, empleo, etcétera. El Perú extraordinariamente rico en recursos, es –paradójicamente– un país inmensamente pobre. No obstante a nuestras riquezas, una importante mayoría de peruanos vivimos en situaciones de pobreza y extrema pobreza.
Pero también hay esperanzas y posibilidades para el Perú. Estas esperanzas y posibilidades están depositadas en los empresarios y en las empresas en general. Sin empresas y, ante todo, sin empresarios es imposible la mejora gradual de la calidad de vida de la población. El Perú necesita crear más puestos de trabajo y generar riquezas. Las pequeñas y microempresas –las PYMES– han demostrado categóricamente que es el sector empresarial que más empleo crea y participa muy activamente en la forja de la riqueza nacional, constituyéndose en el motor de la economía peruana y en el factor clave para el desarrollo económico y social del país.

Extracto del Prólogo del Dr. Fernando Villarán, ex Ministro de Trabajo, investigador sobre el tema de las PYMES e impulsor del desarrollo del emergente sector de las pequeñas y microempresas en el Perú.
En Prólogo al Libro Creación y gestión de PYMES del autor Dr. Nemesio Espinoza Herrera
En el Perú los sucesivos gobiernos se han demorado mucho en apoyar en forma decidida y masiva a las pequeñas empresas. Mientras que en el resto del mundo ellas formaban parte de los principales motores del crecimiento económico y la inclusión social, en nuestro país, hasta muy entrado el siglo veinte seguía siendo el patito feo de la política gubernamental.
Durante el actual gobierno de Alan García (2006-2011) se mantienen las orientaciones generales dadas en el anterior; hecho que hay que resaltar puesto que rompe la negativa tradición peruana de aplicar la política del “borrón y cuenta nueva”. Se mantiene el liderazgo del MTPE en la promoción del sector, se amplían los programas de promoción, ahora con el nuevo nombre de “Mi Empresa” (que es la continuidad de Perú Emprendedor), y se da la nueva legislación de promoción a las MYPEs con el DL 1086 del 28 de junio del 2008. En esta norma se enfatiza sobre todo el tema de la formalización de los trabajadores y conductores de las MYPEs pues se recurre al subsidio estatal para asegurar el seguro médico y la jubilación para este vasto sector de la población económicamente activa peruana. (El único error de este gobierno ha sido la desactivación de PROMPYME, cuando todos los países de América Latina tienen poderosas instituciones públicas de promoción al sector).

Sin embargo, y a pesar de estos avances, los recursos destinados al sector siguen siendo muy escasos, sobre todo comparado con los destinados a los programas de alivio a la pobreza, con un claro corte asistencial. Todavía la pequeña empresa no llegaba ser una prioridad dentro de las políticas económica y social del gobierno.
Por eso, el espectacular desarrollo de las pequeñas y micro empresas peruanas, a lo largo y ancho del país, y en particular en los conglomerados de Gamarra (Lima), La Victoria (Trujillo), Juliaca (Puno), Pisco-Ica, se ha producido principalmente por el empuje, capacidad de trabajo y creatividad de los empresarios y empresarias peruanas. Ellos y ellas son los héroes que han hecho posible no sólo resolver sus múltiples problemas económicos familiares y locales, sino también se han convertido en un factor central del desarrollo económico y social del Perú.
El libro del profesor Nemesio Espinoza Herrera se inscribe dentro del esfuerzo de la universidad peruana por apoyar el desarrollo de este pujante sector brindando información y orientaciones muy precisas en los diversos campos de la actividad empresarial para aquellos que, por un lado, se interesan por investigar sobre el sector y, por otro lado, para aquellos que intentan crear su propia pequeña empresa. Se trata pues de una publicación valiosa que será de utilidad para una amplia gama de lectores.
Publicado en NOV. 2008
Publicado por ENTELEQUIA en 15:52 http://img1.blogblog.com/img/icon18_email.gif

Ingrese a la siguiente Página Web:
http://nemesioespinoza.com/


¿Un Siglo sin Filosofía?

¿Un siglo sin filosofía?
Pocos foros existen sobre la filosofía en el Perú. Hace bien Pablo Quintanilla en ofrecernos de manera didáctica una visión sobre la aparición de la filosofía en el Perú (Revista Dominical 23 de julio 2006). La filosofía nace con el hombre (pensante y actuante) en la tierra. Sin ir a épocas más remotas de la historia peruana, por supuesto que existió filosofía en el Tahuantinsuyo, cuyo epicentro fue lo que hoy es el Perúi.
La admirable organización del gran imperio evidencia la existencia de un pensamiento filosófico propio. Por obvias razones la escolástica (filosofía española) fue, en efecto, una primera clara manifestación de la filosofía en el Perú hispánico y Juan de Espinosa Medrano, su más preclaro vocero.
El esplendor del positivismo –antípoda del pensamiento teológico y metafísico- es un segundo hito en la filosofía en el Perú con, entre otros, Manuel González Prada y Javier Prado. ¿Y después qué? Me temo que no sólo se trata del ocaso del positivismo sino de la filosofía misma en el Perú. De entonces, ya casi va un siglo, no hay en el país, al parecer, manifestaciones contestarias sostenidas del pensamiento filosófico.

(Nemesio Espinoza Herrera, publicado en la Revista Dominical del diario El Comercio Nº 387 de 06 de agosto 2006)

Ingrese a la siguiente Página Web:
http://nemesioespinoza.com/

Vida en Río - Brasil

VIDA COTIDIANA EN RIO DE JANEIRO – BRASIL
Por: Nemesio Espinozas Herrera
Rio de Janeiro es una ciudad moderna de grandes edificios, túneles, playas (Copacabana, Botafogo, Flamengo, Ipanema, etc.) y de agua (mar -oceáno Atlántico- lagunas (Gávea, por ejemplo). Por sus calles circulan vehículos modernos, servicios de ómnibus, taxis, metro. Pero también -como en todo país del mundo- existe pobreza a sus alrededores (favelas), indigentes pernoctando en sus calles (en la céntrica avenida Presidente Getulio Vargas, por ejemplo). Rio es una ciudad cara. Lo que en el Perú llamamos menú, cuesta (el más bajo) 7 reales (real es la unidad monetaria de Brasil). Un dólar equivale a 1.85 reales lo que significa que en términos de la moneda del Perú (nuevo sol) y teniendo en cuenta que un dólar equivales a 3.10 nuevos soles un menú cuesta 12 nuevos soles. Pero es -como decimos en el Perú- bien Taypá. Por ejemplo: en el menú te dan suficientes frejoles negros, tallarín, arroz, carne asada y ensalada.
Internet es muy caro. En los términos de nuestros cálculos anteriores, si en el Perú la hora está un nuevo sol, aquí en Rio está más de 10 nuevos soles !la hora! (6 reales): y no hay muchas cabinas. Un minuto de llamada por Tf. al Perú aprox.: Dos reales. La cerveza sí está barata. 3 reales (depende del sitio) de 600 ml (en el Perú es de 620 ml) y hay un gran consumo de cerveza y una gran variedad de ellas destacando, Sqol, Brahama, Bohemia, Antarticta, etc.
Los lugares turísticos más importantes son: Cristo de Corcovado (como se sabe, al igual que Machupichu, este gigante Cristo es una de las 7 maravillas del mundo moderno. Pan de Azúcar que es un inmenso morro al que se llega en teleféricos modernos y en dos tramos y de allí se divisa toda la impresionante ciudad de Rio de Janeiro. El modernizado pero histórico estadio de Marcaná que dicho sea de paso es un museo del deporte. A propósito de deportes Brasil ya vive desde ya la euforia del fútbol, pues en el 2014 será sede del Mundial de Fútbol gracias al lobby hecho por Lula, Coelho y Romario (parece que el rey Pelé no anda bien con los dirigentes del fútbol). También destaca el sambódromo en el que cada año Rio muestra al mundo entero los carnavales de la Samba. La tarifa en ómnibus cuesta dos reales mínimo, aunque también hay de 2.50, 3, 4 reales (confort y aire acondicionado).
Si llueve, llueve bien. Relámpagos y truenos resultan comunes. Por ejemplo el 23 de octubre Rio ha quedado prácticamente paralizado por las lluvias y por el intenso tráfico generado principalmente por el derrumbe de uno de los túneles de la ciudad. A propósito de túneles Rio tienen varios y algunos de ellos muy extensos (6 o 7 minutos recorre un ómnibus a una velocidad normal. El calor es muy intenso llegando hasta 37 grados algunos días. Hay muchos diarios en la ciudad, el más importante, por supuesto, es O Globo que las ediciones de los domingos cuesta 3.50 reales.
Brasil es uno de los países en América Latina y el Caribe que da mucha importancia al tema de la ciencia y tecnología, por consiguiente al tema de las investigaciones científicas. Una muestra es que este país tiene un Ministerio de Ciencia y Tecnología. Tiene varias universidades en Rio de Janeiro una de ellas, la más importante la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ). Tiene una gran cantidad de Museos de toda especialidad: del espacio, de la vida, históricos, naturales, del universo, etc. que son medios importantes para la divulgación y para la popularización de la ciencia y tecnología. Los investigadores de todas las especialidades (pesquisadores) tienen ganados muchas consideraciones y respeto de la sociedad misma. Hay excelentes físicos, matemáticos, químicos, astrónomos, biólogos, médicos, etc. dedicados a las pesquisas y son -propios de verdaderos científicos- sencillos, naturales, normales, humanos. Esta cultura científica y tecnológica llevará precisamente a Brasil al desarrollo sostenido y sostenible.

(Artículo publicado en Blog en NOV 2007)

Universidad y desarrollo nacional

Universidad y desarrollo nacional
Por: Nemesio Espinoza Herrera.
El nuevo siglo y milenio que empezamos a caminar no son sólo señales de la mera continuidad inexorable de la historia peruana, sino más bien constituye puntos de inflexión para la construcción de un nuevo Perú. Esta nueva era trae consigo para la humanidad grandes y distintas tendencias mundiales a las cuales el país debe estar ineludiblemente enserto; pero esta inserción a un mundo moderno de hoy demanda inéditas configuraciones ideológicas, políticas, económicas, sociales, científicas y tecnológicas que avizoren mejores formas de vida de los peruanos.
En este contexto macro de nuevas condiciones universales que el desarrollo nacional exige imperativamente una nueva educación y, dentro de ella, una nueva universidad, siempre que ambas sean tenidas como factores claves y timoneles. Adviértase que sin un nuevo modelo de educación y, por consiguiente, sin un nuevo modelo de universidad como prioridades nacionales de desarrollo es imposible edificar un nuevo país. La educación y la universidad en el Perú siempre han sido, y lo son aún lastimosamente, consideradas como asuntos de quinta categoría. La posibilidad de que el paìs pueda encaminarse hacia el verdadero desarrollo económico y social pasa necesariamente por la reconversión radical de la educación y de la universidad y por la priorización de ellas en la política de desarrollo del estado. Los modelos de la educación y de la universidad en el Perú vigentes desde siglos atrás y propios de tiempos idos resultan siendo espectacularmente obsoletos.
Ya hablando concretamente de la universidad peruana, ésta se encuentra inmersa en una grave crisis estructural. En buena cuenta la universidad, máxime la pública, no existe; solo sobrevive porque siendo vetusta e incompatible con las nuevas condiciones del siglo XXI y del tercer milenio resulta siendo una institución inerme para responder a las nuevas exigencias que demanda el desarrollo nacional; y, lo que es peor, resulta siendo paria. Es cierto que en el caso de las universidades nacionales el descalabro resulta siendo en extremo grave, pero también el de las privadas no son ejemplares que digamos y no dejan de ser preocupantes. Nos encontramos, pues, ante vertiginoso fiasco de la universidad peruana en su conjunto. La universidad está expresada en la bidimensionalidad sinérgica de dos objetivos ejes que constituyen su misión: a) formación de nuevo tipo de profesionales premunidos de nuevos paradigmas con adecuados niveles de empleabilidad y ello implica necesariamente altos niveles de calidad académica y, b) crear ciencia y tecnología para un nuevo país a través de las investigaciones científicas. Uno no existe sin el otro. Ambos, simbióticamente vinculados, resultan imprescindibles para el desarrollo nacional. Sin gente adecuadamente preparada y sin ciencia ni tecnología resulta infructuosa toda posibilidad (y voluntad) de construir una nueva sociedad propia del nuevo siglo y milenio. Es importante no perder de vista estos dos grandes propósitos de la universidad que hemos señalado porque no sólo configuran la innata naturaleza de la universidad que diferencia de otras instituciones educativas, sino permite también focalizar expectativas, esfuerzos y voluntades en ellos.
No es que existan varios objetivos de la universidad como erróneamente se pretende entrever y que dispersa la atención; lo que sucede es que alrededor de los dos indicados se relacionan sistémicamente diversidad de otros aspectos vinculantes. Ahora bien, ubicada la universidad en el contexto de sus dos fines pivotes y a la luz de ellos resulta fácil describir su desafortunada realidad.

De todo esto se deduce que la universidad en el Perú, de un tiempo a esta parte, se ha convertido en un falso farol para las nuevas generaciones y para el desarrollo nacional.
Todo esto tiene que cambiar; pero ya. Para ello se requiere cuando menos dos condiciones absolutamente necesarias e inmediatas. Por un lado una plena voluntad de política de Estado en el que la educación y, dentro de ella la universidad, constituyan ejes prioritarios del desarrollo nacional y que se traduzca, por ejemplo, en la asignación del 36% de la estructura presupuestal o del 8% del PBI a ala Educación. La otra condición ineludible para convertir a las universidades en modernas y competitivas es la imperiosa necesidad de una nueva gerencia universitaria, pues ella ha devenido con elocuencia en anacrónica. Gran parte del problema de la universidad peruana se debe al evidente caos administrativo reinante en las universidades públicas, pues, por regla general, los cuadros administrativos no se caracterizan por sus capacidades gerenciales ni los sistemas de gestión universitaria por su eficiencia. Parafraseando a Arquímedes podríamos decir: “Dadnos un nuevo modelo de administración universitaria y transformaremos a la universidad”. Construir una nueva universidad para una nueva sociedad es una necesidad nacional y es una cuestión de Estado. La sociedad, el gobierno y los mismos universitarios tienen la palabra.

(Artículo publicado por el diario Expreso, edición 19/11/02)

San Marcos: la década de las oportunidades perdidas

San Marcos: La década de las oportunidades perdidas
Por: Nemesio Espinoza Herrera
A inicios de la década del 90 y especialmente a fines de su primer lustro, San Marcos se encontraba sumida en un desorden académico, administrativo y político que necesita una pronta solución por parte de los mismos sanmarquinos. Que esto no sucediera precipitó la imposición política de los cambios a través de la Comisión Reorganizadora nombrada en mayo de 1995. Con la Comisión Reorganizadora, la Universidad de San Marcos tuvo otra gran oportunidad para ser convertida en una institución moderna y competitiva. Desafortunadamente, en casi seis años de un gobierno universitario impuesto en San Marcos no se ha resuelto –ni se podía resolver- sus problemas de fondo y están allí: incólumes. Quienes expresamos oportunamente nuestra disconformidad con un gobierno impuesto en la universidad, hemos hecho entrever que la intervención política en San Marcos resultaba infructuosa e innecesaria.
La Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la primera universidad del Perú y decana de América, que conmemora 450 años de vida institucional ininterrumpida, ingresa a este nuevo siglo y milenio con serias y graves dificultades de orden estructural. Precisa señalar tres problemas ejes de San Marcos: la calidad académica, las investigaciones científicas y la administración universitaria. Respecto a ellos tenemos serias preocupaciones porque persisten aún bajos niveles de calidad académica, existen aún muchas limitaciones en la ejecución de verdaderas investigaciones científicas y porque subsiste el evidente caos administrativo. Alrededor de estos tres problemas centrales giran otros traducidos en apremiantes necesidades tales como el financiamiento, desagravio a los docentes (pivote de la calidad académica y de las investigaciones científicas) respecto a sus inverosímiles remuneraciones y condiciones de trabajo, necesidad de nuevas estrategias educativas, vinculación con el sector productivo, infraestructuras, equipamientos, etcétera.
Transformar a San Marcos es una nueva universidad moderna y competitiva propia de los nuevos tiempos es un deber colectivo y una necesidad nacional. Hacerlo significa lograr gradualmente altos niveles de calidad académica, ejecutar genuinas investigaciones científicas y poner en práctica un nuevo modelo de gerencia universitaria; sólo así San Marcos estará en condiciones de competir con las grandes universidades peruanas y del mundo, logrando egresados en condiciones de empleabilidad, así como creando ciencia y tecnología. Hacerlo es el gran desafío para el próximo gobierno democrático de la universidad.

(Artículo publicado en el diario Expreso edición 06/05/01 y en el diario La República 24/05/01)

San Marcos: punto de inflexión

San Marcos 2007: punto de inflexión
Por: Nemesio Espinoza Herrera
El primigenio concepto universidad involucra dos actividades fundamentales, distintivas, prioritarias y simbióticas: la investigación científica y la formación de profesionales. La universidad, por consiguiente, es tal si y sólo si prioritariamente produce ciencia, tecnología e innovación y, sobre esa base, forma profesionales. Esta concepción bidimensional de la universidad –investigación científica y formación profesional- reivindica en el actual contexto de las sociedades del conocimiento el rol protagónico y estratégico que tienen las universidades en el proceso del desarrollo sostenido y sostenible de las naciones. Ningún país en el mundo de hoy puede promover su progreso sin el concurso de la ciencia y tecnología y sin la participación efectiva de profesionales competentes; vale decir, sin universidad.
Las universidades en el Perú, sin embargo, a la luz de las evidencias empíricas resultan siendo instituciones que no responden a las nuevas exigencias del proceso de desarrollo nacional porque virtualmente abjuran de su misión esencial que es la investigación científica y porque aun siendo universidades eminentemente profesionalizantes persiste en ellas la baja calidad académica que se traduce en alarmantes niveles de desempleo profesional. Por su puesto que las universidades peruanas investigan y algunas de ellas bien, pero la escasa producción científica nacional y la marginalidad de la investigación resultan siendo la regla y no la excepción. Una señal elocuente de todo esto es que el Perú, no obstante a sus 85 universidades, es excluido del ranking mundial de universidades en el que sí están Argentina, Brasil, Chile y México.
La Universidad Nacional Mayor de San Marcos, universidad emblemática del Perú, Decana de América y una de las más antiguas del mundo, también afronta sin lugar a dudas los problemas estructurales arriba señalados. No es herejía decir que San Marcos todavía mantiene incólumes dos irresolutos problemas que cuestionan su esencia misma: la persistencia de insuficiencias en la producción de la ciencia, tecnología e innovación en términos de productividad y calidad que la modernidad exige (no obstante ser la segunda universidad en el país que más artículos científicos produce) y la perduración de la baja calidad académica en la formación de profesionales (no obstante a luminarias personalidades sanmarquinas que el Perú y el mundo reconoce). Es más, San Marcos al igual que cualquiera otra universidad del Perú afronta también un consuetudinario tercer problema mucho más pernicioso aún: su obsoleta gestión. La administración de San Marcos y de sus 20 facultades –dicho sin eufemismos- es aún medieval, burocrática, irracional, sobredimensionada, costosa; y, siendo así, irremediablemente expuesta a la corrupción y a la mediocracia.
Es en estas circunstancias que San Marcos se apresta a renovar sus autoridades y cuadros administrativos a través de un proceso electoral para elegir a una nueva Asamblea Universitaria, a los nuevos consejos de facultad y a 20 decanos. (Se refiera a las elecciones en San Marcos de mayo último). Estas elecciones –aunque no tan democráticas por no ser universales y por ser hechas a la antigua usanza- deben, sin embargo, significar el punto de quiebre para iniciar el proceso gradual de transformación de San Marcos que posibilite convertirla a mediano y largo plazo en la primera potencia nacional en la producción científica; en modelo de la formación de un nuevo tipo de profesionales y en la universidad con una moderna gestión. Estas tres condiciones resultan siendo absolutamente necesarias para que San Marcos compita con las mejores universidades del mundo y contribuya de manera efectiva al desarrollo del país. Transformar a San Marcos es una necesidad nacional, el gran desafío para el próximo gobierno de la universidad y deber de todos los sanmarquinos para que resurja triunfante a tono con la célebre proclama de Juan Gonzalo Rose: “San Marcos; nudo de inquietudes, plaza de victorias”.
(Artículo elaborado y publicado en BLOG: Marzo 2007)


Reestructuración de la universidad peruana

REESTRUCTURACIÓN UNIVERSITARIA Y HOMOLOGACIÓN
Por: Nemesio Espinoza Herrera (*).

Desapercibida transcurre la huelga indefinida de los docentes universitarios de las universidades públicas del país. La plataforma es: ¡Homologación ahora! Pero, la propuesta –si bien justa- está mal planteada y no es sostenida. Exigir que las remuneraciones de los catedráticos sean homologadas con las de los magistrados, conforme manda el artículo 53 de la actual Ley Universitaria en vigencia desde 1984 (a cuya virtud el Profesor Principal que percibe 1 500 nuevos soles debe ganar igual que su homólogo, el Vocal Supremo que gana 26 000), es una exigencia ilusa, irreal y hasta irresponsable. Por eso es que la huelga no trasciende ni se hace escuchar sus demandas y con tal situación la universidad incrementa su desprestigio. Habiendo sido incumplida la homologación desde hace 20 años, con la anuencia de los mismos universitarios y aún ahora con el fallo del Tribunal Constitucional a su favor, no se sabe merced a qué ensalmos, conjuros y milagros tendrá ahora que ser cumplida, y ya.
El asunto requiere, más bien, un replanteamiento. La universidad pública en el Perú tiene problemas estructurales largamente embalsados. De cada 100 profesionales que egresan de las universidades nacionales, 75 están sin empleo en las carreras profesionales emprendidas. La verdadera investigación científica –misión fundamental de la universidad- traducida en términos de producción científica y tecnológica que demanda la modernidad es, por regla general, inexistente. La calidad académica se encuentra muy por debajo de los estándares latinoamericanos y se siguen, a la antigua usanza, clonando en masa profesionales inermes y para el desempleo. La docencia universitaria –factor clave para la Investigación Científica y para la formación de verdaderos profesionales- ha devenido casi en el infortunio debido a un conjunot de aspectos, entre ellos, el maltrato en estas últimas cinco décadas en cuanto a sus remuneraciones y condiciones de trabajo. Es también un hecho el excesivo número de docentes no necesariamente calificados en mérito a sus vocaciones para la investigación científica y pedagogía universitaria.
Todavía así, se suma otra realidad mucho más perniciosa aún que termina extinguiendo a la universidad pública: la arcaica administración universitaria. Aunque con escasísimas excepciones, por regla general, los cuadros gerenciales de las universidades (rectores, vicerrectores, decanos, directores, jefes) premunidos de estilos medievales y advenedizos de gestión, prácticamente han institucionalizado, hasta sin quererlo, la mediocracia, el caos administrativo y la corrupción en las universidades.
El Estado, por su parte, ha abdicado de su condición de propietario de la universidad pública y en ves de tomar acciones para evitar su toral descalabro, se limita a observar desde el balcón el paso de cortejo fúnebre universitario. Es en el Perú, al no existir un gran proyecto nacional de desarrollo a largo plazo en el que la educación sea prioridad fundamental de política de Estado, la universidad siempre fue, como lo es hoy, un asunto de quinta categoría a quien no merece darle mayor importancia. En suma, la debacle de la universidad estatal en el Perú es evidente. En tales condiciones, las universidades públicas resultan siendo instituciones obsoletas y falsos faroles para las nuevas generaciones y para el país. En buena cuenta, la universidad pública no existe, sólo sobrevive casi maquinalmente.
Empero, el desarrollo económico y social del país, en el contexto del nuevo siglo y milenio, requiere con premura la vigencia de una nueva universidad pública, moderna y competitiva que produzca ciencia y tecnología, forme un nuevo tipo de profesionales, cuente con un nuevo tipo de docentes universitarios y adopte nuevos modelos de gestión. Para ello hay un solo camino: declara en emergencia nacional a la universidad peruana para emprender el proceso de la verdadera y radical reestructuración universitaria como parte de política de Estado democrático. Sólo una nueva universidad onstruida sobre los escombros de la actual tiene posibilidades sostenidas y merecimientos para la homologación de sueldos docentes y para la asignación de suficientes recursos. La vigencia de la universidad estatal reinventada es una apremiante necesidad nacional, promoverla una responsabilidad colectiva.
(*) Profesor Principal de la UNMSM

(Artículo publicado en el diario La República, edición 05/08/05).

Mérito Científico en San Marcos

Reconocimiento al Mérito Científico en San Marcos
PROFESORES INVESTIGADORES MÁS DESTACADOS POR FACULTADES de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Facultad de Ciencias Administrativas. Mg. NEMESIO ESPINOZA HERRERA
Facultad de Ciencias Administrativas Tiene el título profesional de Licenciado en Administración y el grado académico de Magíster en Administración. Ha publicado hasta el momento cinco libros: Administración Documentaria, Antología de la Administración, Redacción para la Administración Pública y Privada, Apurímac pobrezas y riquezas, y el libro Gerencia Universitaria, consideraciones para una nueva Administración Universitaria.
Ha publicado también diferentes artículos relacionados a su especialidad en revistas y periódicos. Ha visitado diferentes universidades del país por razones de investigación. Viene participando en estos últimos ocho años en la ejecución de siete proyectos de investigación auspiciados por el Consejo Superior de Investigaciones de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en condición de responsable.
Fuente:
ttp://sisbib.unmsm.edu.pe/BibVirtualData/publicaciones/consejo/boletin43/edicion_central.pdf
Diciembre 2000.



En Chile

Profesor de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Chile
El Dr. Nemesio Espinoza Herrera, profesor principal de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, estuvo en Santiago de Chile, en la Universidad de Santiago de Chile (USACH), en la que se realizó el Congreso Internacional Ciencias Tecnologías y Culturas que se llevó a cabo los días comprendidos entre el 30 octubre al 02 de noviembre del presente año 2008. El profesor Nemesio Espinoza ha presentado la ponencia Los estudios de postgrado y la producción de la ciencia y tecnología en el Perú (cuyo texto íntegro aparecerá en los documentos electrónicos del Congreso) correspondiente a la Mesa Nº 59 presidida por la Dra. Silvana Figueroa Delgado de la Universidad Autónoma de Zacatecas (México). En la referida Mesa también han presentado ponencias los representantes de Chile (Alejandra Vidales), de México (Germán Sánchez) de Argentina (Fernando Piñeros), de Brasil (Sarita Mota), de México (Martha Márquez, Luis Lara, Angélica Basalto).
Al evento asistieron más de mil participantes entre académicos, investigadores y estudiantes de distintas disciplinas de Chile, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Perú, Cuba, Portugal y España. Los participantes establecieron el “compromiso de mantener y fortalecer las redes académicas generadas y de redireccionar los enfoques de la academia en Latinoamérica. Las conclusiones y aportaciones del Congreso Internacional Ciencias, Tecnologías y Culturas: Diálogo entre las disciplinas del conocimiento, mirando al futuro de América Latina y el Caribe, estarán disponibles prontamente en el
sitio web de la Usach http://www.usach.cl/.”(USACH al día. Universidad de Santiago de Chile-Dirección de Comunicaciones Corporativas, 05 de noviembre de 2008). 
http://www.usach.cl/arch/doc/pdf/Especial-ongresoConocimiento.pdf.

También más informaciones véase en: http://www.usach.cl/portada.php
Link Congresos y eventos / Congreso de ciencias, tecnología y culturas.
En anteriores ocasiones, el profesor Nemesio Espinoza Herrera también ha presentado ponencias relacionadas a la ciencia, tecnología, universidades y divulgación científica en eventos internacionales realizados en Brasil, Costa Rica y Cuba.

Fuente: UDDES, Universidad, Democracia y Desarrollo. NOV 2008

En Río de Janeiro - Brasil

Profesor de San Marcos en Brasil
Profesor de la Facultad de Ciencias Administrativas de San Marcos participará en XI Seminario Internacional ALTEC 2005 de Ciencia y Tecnología que se realizará del 25 al 28 de octubre del 2005 en la ciudad de Salvador de Bahía, Brasil.
Se trata de profesor principal Nemesio Espinoza Herrera de la Facultad de Ciencias Administrativas, quien en dicho evento hablará sobre “La gestión de la ciencia y tecnología en las universidades públicas del Perú” ponencia que fue previamente evaluada y admitida por el comité científico brasileño.

Texto publicado en: San Marcos Semanal, octubre 2005

En Costa Rica

En la ciudad de San José de Costa Rica del 9 al 11 de mayo del presente año 2007 se llevará a cabo la X Reunión de la Red de Popularización de la Ciencia y de Tecnología en América Latina y el Caribe de la UNESCO.
Este evento científico internacional tiene por tema principal la profesionalización de la divulgación de la ciencia y tecnología y sus repercusiones en el proceso de desarrollo de los países dentro del concepto de cultura glocal.
El Comité Organizador del evento con sede en Costa Rica ha aprobado la ponencia La profesionalización de la divulgación científica en las universidades públicas del Perú, cuyo autor es el profesor Nemesio Espinoza Herrera, profesor principal de la Facultad de Ciencias Administrativas, quién presentará su ponencia el día 10 de mayo en el Centro Nacional de Alta tecnología de Costa Rica ante las delegaciones de los países latinoamericanos y del Caribe.
El profesor Espinoza sostiene que la divulgación científica y tecnológica es una necesidad nacional como medio para la popularización de la ciencia en la que las universidades del país deben jugar un rol protagónico a través de la enseñanza, la producción y la difusión de la ciencia y tecnología en todas las facultades dentro del concepto de transversalidad de la investigación científica y en contextos entre lo global y lo local.
En anteriores ocasiones el profesor investigador de la Facultad de Ciencias Administrativas de nuestra Universidad ha participado como ponente en eventos internacionales llevados a cabo en Brasil y Cuba sobre el tema de la gestión de la ciencia y tecnología en la universidades públicas del Perú.

FUENTE: Weblog - FCA - UNMSM
Publicado en mayo de 2007

Javier Sota Nadal y la Universidad

La Universidad en el Perú
Por: Arq. Javier Sota Nadal
(Prólogo del libro Gerencia Universitaria del autor Nemesio Espinoza Herrea. El Arq Sota fue dos veces rector de la Universidad Nacional de Ingeniería, presidente del Asamblea Nacional de Rectores y ministro de Educación).
“A partir de los ochenta la idea de la universidad en el Perú, si es que existía alguna de consenso sobre ella, entró nuevamente en crisis. Ya no son las críticas que en los años 20 Haya, Basadre y otros enarbolaron por ella y en ella, reclamando una racionalidad cognitiva para salvar a ese “paciente grave” que era –en realidad sigue siendo- el Perú gobernado por intereses vinculados al latifundio, sino otras referidas a la utilización perversa que desde los setenta habían estado haciendo los partidos políticos, intrusión que derivó en la pretensión de Sendero Luminoso de coparla por el terror antes que por las ideas.

Ahora es mas o menos claro que la universidad debe reclamar a todos autonomía para ser y pensar. Autonomía al estado como a las instituciones intermedias como los partidos políticos. De otro lado, como pensaba Basadre, la universidad si bien es un mundo académico y gratuito, es decir sin sujeción a poder económico, no puede eludir su propia naturaleza económica. Ella misma administra recursos, se desarrolla para pensar, pero el acto de pensar insume ineludiblemente medios materiales. Esta idea primigenia del ser económico señalada por un Basadre maduro, se potencia a partir de los noventa cuando se realiza lo que hasta ese entonces era sólo una posibilidad: una universidad involucrada directamente en el mundo productivo, como la UNI, la Universidad Agraria y San Agustín de Arequipa. En esta década por primera vez se escucha hablar de la necesidad de gerenciar la universidad, tanto por su naturaleza intrínseca que Basadre recuerda, como por esa otras directamente empresarial que la Ley Universitaria Nº 23733 le ha permitido concretar.


Sobre estos temas se ha escrito poco. Existen libros mixtos entre ensayo y testimonio como el que me pertenece y otros que en realidad son registros de debates; por ello resulta gratificante que Nemesio Espinoza Herrera, profesor de San Marcos, nos entregue un esfuerzo intelectual sistemático sobre la idea de la universidad en el umbral del milenio y en un medio de profundos cambios en los paradigmas del deber ser de la universidad.


El presente libro es titulado por el autor con una denominación sugerente: Gerencia universitaria. Pero alerto a los lectores que, con propiedad el autor no confunde empresa con universidad, antes bien, cuando se refiere a la naturaleza de la nueva universidad la asume bidimensionalmente. La primera dimensión es la calidad académica y la segunda la investigación científica y entre ellas, acertadamente, el autor plantea una relación simbiótica. Es decir para Nemesio Espinoza Herrera, la universidad cumple el papel de pensar con autonomía en la división racional de funciones en la civilización occidental pero ese pensar debe ser adecuadamente asistido por una administración racional. La universidad no es una empresa pero debe actuar con la racionalidad empresarial para cumplir los altos fines que la especie la ha confiado.

Creo que la lectura de Gerencia Universitaria es obligatoria tanto para quienes “gerencian” universidades como para lo que, desde perspectivas distintas, consideran que ya es tiempo que el Perú le otorgue a la educación superior la prioridad que debiera tener en la agenda política y económica del país.

Lima Perú, agosto1999. Arq Javier Sota Nadal

Ciencia y Tecnología en Brasil

LA PRODUCCIÓN Y DIVULGACIÓN DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA EN BRASIL
Por: Nemesio Espinoza Herrera
Brasil, como todo el mundo sabe, es un inmenso país sudamericano (cerca de 9 mil millones de Km2 y 190 millones de habitantes) que al igual que cualquier país de Latinoamérica y El Caribe debe afrontar grandes retos de desarrollo sostenido y sostenible orientados hacia la mejora gradual de la calidad de vida de su población. Y lo está haciendo bien. Bien desde el momento en que la clase política y la sociedad misma empiezan a consolidar la idea de que la mejor y efectiva forma de lograr el desarrollo sostenido y sostenible de las sociedades de esta parte del orbe es prestar mucha atención al tema de la priorización de la ciencia, tecnología e innovación.
Brasil va por ese camino. Tiene por ejemplo –a diferencia de otros países latinos y del Caribe- una larga historia desde el Brasil imperial en cuanto a lo que significa otorgarle importancia a la ciencia y tecnología. El mismo emperador Don Pedro II, Carlos Chagas, Oswaldo Cruz, Santos Dumont, Fritz Muller, Darcy Ribeiro, etc. constituyen científicos brasileños dignos de emulación por parte de los científicos actuales de la nueva generación. Admirador de los científicos universales, como por ejemplo la algarabía en la recepción de Einstein en 1925, Brasil apuntala para ser uno de los países pioneros en Latinoamérica en el ámbito de la ciencia y tecnología.
Ahí están los resultados: Brasil en el ranking mundial de universidades que investigan para producir ciencia y tecnología (Estudio de la Universidad de Shanghai), apareciendo siempre en las estadísticas mundiales referidas a la producción científica, con universidades prestigiosas para estudios de post grado (maestrías y doctorados), con la existencia de investigadores científicos con grados de doctor (se dice que cada año se graduan 10 mil doctores, grado académico vinculado a la investigación científica, por lo tanto vinculado a la producción científica); y lo más importante, con la mejor expresión de hasta qué punto los brasileños han comprendido la enorme importancia de la necesidad del avance científico para el desarrollo de la sociedad: la existencia activa del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
La producción científica en Brasil (producción de artículos científicos, libros, tesis, inventos, descubrimientos, nuevos conocimientos, tecnologías, innovaciones, etc.) tienen por fuente principal la INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. Universidades (federales, estatales, privadas), institutos de investigación especializados (biología, medicina, agricultura, mar, medio ambiental, etc.) y una gran e importante masa crítica constituida por investigadores científicos principalmente jóvenes están laboriosamente participando en las actividades de la investigación científica porque hay una cultura científica que percibe no solo la importancia de la investigación científica sino, ante todo, su rol productora de la ciencia, tecnología e innovación. Esta situación es, de hecho, una buena señal para Latinoamérica y El Caribe por cuanto concebir a la labor de la investigación científica como fuente de la ciencia, tecnología e innovación y a los investigadores como sus creadores permitirán promover las investigaciones científicas y la formación de investigadores, científicos e intelectuales en nuestros países.
Pero, lo que sucede en Brasil no sólo es el hecho de que el Estado y la sociedad misma otorgan importancia a la ciencia y tecnología y, por consiguiente, a las labores de la investigación científica como factores de desarrollo económico y social; sino, sobre todo, Brasil ha creado condiciones para algo de mayor trascendencia aún: la popularización de la ciencia y tecnología. Un país para ser desarrollado, vale decir, para lograr la mejora gradual y sostenida de la calidad de vida de su población no sólo requiere la activa participación de élites productoras de la ciencia, tecnología e innovación y de la comunidad científica, sino la activa participación de la sociedad entera. La popularización o la masificación de la ciencia y tecnología que conduce a la configuración de la cultura científica nacional es una condición absolutamente necesaria para promover el desarrollo de las sociedades del siglo XXI y del tercer milenio. No decimos que en Brasil la popularización científica ya es un hecho, sino decimos que va en camino firme hacia ella porque la construcción de la cultura científica nacional no es un asunto a corto plazo sino de mediano y largo plazo porque significa un proceso de cambio de mentalidad y tratándose de un país aún en pleno proceso de desarrollo popularizar la ciencia y tecnología es una tarea difícil; pero que en el caso de Brasil se viene dando importantes avances.
La popularización de la ciencia y tecnología, es decir, la alfabetización científica de una sociedad, requiere de un medio valioso: la divulgación científica. En este último caso, Brasil tiene, acaso, una labor pionera en América Latina y El Caribe. Por ejemplo, Brasil está invadido de museos –el museo caso como el instrumento más idóneo de divulgación de la ciencia y tecnología. Nada más que en Rio de Janeiro hay una gran cantidad de museos (Astronomía, de la Vida, del Cielo, Telecomunicaciones, Antropología, Ciencias de la Tierra, Arte, Casa de Ciencia, del Universo, Historia Natural, Biología, etc.) pero bajo el concepto moderno de museo. Hay otros medios de divulgación científica activamente trabajados y desarrollados tales como los Espacios Culturales, museos o exhibiciones itinerantes, el Jardín Botánico, Televisión (TV Futura, por ejemplo), periódicos y revistas, medios electrónicos, etc., etcétera. Importancia aparte tienen en el tema de la divulgación científica el sistema educativo brasileño cuya filosofía incita a formar desde niños de la mano con la ciencia y eso significa formar de verdad una nueva generación de brasileños para el desarrollo. Otra señal de la inquieta pero sostenida voluntad brasileña por la divulgación científica es “echar mano” por ejemplo a dos grandes pasiones de Brasil: la samba y el fútbol. La ciencia en los carnavales y el fútbol; dos buenas y efectivas formas de divulgar la ciencia, tecnología e innovación a las masas.
NOTA: El autor de este pequeño artículo expresa su reconocimiento a los 25 científicos y divulgadores de la ciencia de Brasil que impartieron sus conocimientos y experiencias como expositores en el Curso de Perfeccionamiento de Divulgación de la Ciencia y Tecnología en el Contexto de América Latina y Caribe (Rio de Janeiro del 15 de octubre al 14 de noviembre de 2007). Igualmente el reconocimiento a los expositores de Costa Rica, Colombia y Argentina. Especial reconocimiento a Alfredo Tolmasquim. Moema Vergara, Roseana Costa y José Antonio del Museo de Astronomía y Ciencias Afines (Anfitrión). Gratos recuerdos de los que participaron en el Curso: Daisy, Djana, Ethel, Giovanna, Carmen, Justo, Liliam, María Alice, Marilisa, Paulo, Roberta y Vera: todos ellos de Brasil. Adriana, Bruno y Guillermo de Argentina; Laura y Teresita de México; Lorena y Vilma de Colombia; Margot de Costa Rica y Sergio de Chile.
Artículo publicado en el Blog de Dic. 2007


Homologación de catedráticos

El cuento de la homologación: la más grande trampa consumada contra la universidad pública del Perú
Por: Nemesio Espinoza Herrera
Dos son las vertientes de la treta –eufemismo de estafa- consumada contra la universidad nacional en torno al tema de la homologación: por un lado, (y bajo la anuencia de los mismos universitarios), el desacato del Estado por más de 20 años a su propia Ley que ordena que “las remuneraciones de los profesores de las universidades públicas se homologan a las de los magistrados judiciales” (no dice a la remuneración básica como equivocadamente se ha interpretado); y, por otro, la incapacidad y (hasta) la perfidia de los “negociadores” en esta última etapa quienes a la legítima y justa demanda por homologación con los magistrados ahora han convertido en un reclamo por homologación con el sueldo de las secretarias de una empresa pública, pues plantean que en tanto que el vocal supremo gana 26 mil nuevos soles, el profesor principal, su homólogo, debe ganar 6 700 (seis mil setecientos) nuevos soles y todavía por etapas progresivas. ¡qué homologación es ésta que pretende valorar al Profesor Principal como 7 y al Vocal Supremo como 27!, ¡Por qué tanto ignominia a la universidad públicas! ¡Por qué tanta insidia y vilipendio a la docencia universitaria!
Pero la “proeza” de los negociadores va más allá: “logran” (con poses mediáticos incluido) un pírrico aumento que de oficio le corresponde para este año(recuérdese que sin huelga y sin negociaciones correspondió en el 2003, cien soles de aumento, 2004 ciento veinte); pero, de homologación ni un ápice. “El gobierno nos ha engañado, se ha burlado de nosotros” dicen, exteriorizando así la más absoluta ingenuidad e incapacidad negociadora. Asumiendo que la quebrantada cifra de 6700 nuevos soles algún día sea realidad, se supone que va al básico que actualmente es de cincuenta nuevos soles (hasta antes del 2002 era –ironías aparte- sesenta céntimos) y, por lo tanto, el sueldo del profesor principal sería 8300 y no 2700 como plantean los negociadores con el Estado. Aun así la diferencia histórica de sueldos entre magistrados y catedráticos seguirá siendo abismal por siempre: 8 a 27. El presidente Toledo (que en su campaña electoral y en el pabellón de Derecho de San Marcos prometió cumplir con la homologación), el Dr. Iván Rodríguez (que funge de presidente del Club ANR) y PPK deben estar mostrando una irónica sonrisa frente a este panorama desolador observando desde el balcón de cómo el Estado en complicidad con los “negociadores” le han propinado la estocada mortal a la languidecida universidad pública.
Pero el problema de la universidad peruana, especialmente de la pública, no se reduce a la simple lucha reivindicativa por remuneraciones (homologación) se soles más o soles menos. El problema de fondo es que la universidad nacional en el Perú. Así como está, es una universidad obsoleta. No avanza más. En ella, se pretende resolver problemas nuevos con paradigmas vetustos. En vez de ser solución para el país, la universidad se ha convertido en su óbice, en un falso farol para los jóvenes del Perú y para el desarrollo nacional. La universidad en el Perú (pública y privada) ya no necesita discursos, pastillas, ungüentos, leyes, rentas; ni reformas, contrarreformas, marchas, huelgas; ni homologación, ala fin y al cabo. La universidad en el Perú necesita con premura un proceso de verdadera reestructuración radical, una cirugía, una reingeniería, una reinvención, una reorganización (pero de verdad) como parte de una nueva política educativo de Estado que promueva la construcción de un nuevo país y apueste por la vigencia de una nueva y distinta universidad, moderna y competitiva propia del siglo XXI y del tercer milenio.

(Artículo elaborado y publicado en Blog. SETde 2005)
Imagen principal: Internet Alertaeducativa

En CUBA

Docente de la Facultad de Ciencias Administrativas de San Marcos participa como ponente en el V CONGRESO INTERNACIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR UNIVERSIDAD 2006 en LA HABANA CUBA
El profesor Nemesio Espinoza Herrera, profesor principal de la Facultad de Ciencias Administrativas, disertará el día 16 de febrero del presente año 2006 la ponencia titulada La gestión universitaria y su influencia en la producción de la ciencia, tecnología e innovación en las universidades públicas del Perú en el marco del V Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2006 que se llevará a cabo del 13 al 17 de febrero en el Palacio de las Convenciones de la ciudad de La Habana, Cuba. (Acompaña una foto.)
Anteriormente el profesor Espinoza ha realizado una exposición sobre el tema Gestión de ciencia y tecnología en las universidades públicas del Perú en el marco del XI Seminario Internacional de Gestión Tecnológica ALTEC 2005 llevado a cabo del 25 al 28 de octubre del 2005 en la ciudad de Salvador de Bahía, Brasil. El informe sobre esta participación en el que se incluye la documentación del evento, se hizo entrega al decanato y biblioteca de la Facultad y al Consejo Superior de Investigaciones de la Universidad.

Fuente:


Catedrático pelado

Docencia pelada
Por: Nemesio Espinoza Herrera
Un serio problema aún no abordado ni resuelto desde hace muchísimos años es el de las remuneraciones de los docentes universitarios. Un catedrático percibe actualmente un promedio de mil ciento cincuenta nuevos soles (329 dólares). Un ministro percibe 10 mil dólares, un congresista 8572 dólares; un vocal supremo –homólogo del profesor universitario en la categoría de principal- gana 7429 dólares.
¿Qué puede hacer un profesor universitario con tan inverosímil sueldo? ¿Enseñar con calidad académica? ¿Investigar creando ciencia y tecnología? Según la Ley Universitaria con la homologación, un profesor principal, que percibe hoy 400 (cuatrocientos) dólares, debería ganar igual a un vocal supremo. Sin embargo, desde hace 18 años la Ley es desacatada por el mismo Estado.

(Publicado en la Revista Caretas sección Nos escriben 10/01/02)